+34 675 69 73 28 hola@routesofasia.com
Guilín, situada en la región autónoma de Guangxi Zhuang en el sur de China, es famosa por sus impresionantes paisajes de montañas kársticas, ríos serpenteantes y cuevas magníficas. Conocida como uno de los destinos turísticos más bellos de China, Guilín ha cautivado a visitantes de todo el mundo durante siglos. Además de su asombrosa belleza natural, Guilín también tiene una historia rica y fascinante que se remonta a miles de años. En este artículo, exploraremos la historia de Guilín y descubriremos sus principales atracciones históricas.

La historia de Guilín se remonta a más de 2.000 años. Durante el período de los Reinos Combatientes (475-221 a.C.), Guilín fue parte del reino de Chu y se convirtió en un centro político y cultural importante. Durante la dinastía Qin (221-206 a.C.), Guilín se convirtió en una ciudad fortificada y desempeñó un papel estratégico en la defensa del sur de China.

Durante las dinastías Tang (618-907) y Song (960-1279), Guilín floreció como un importante centro de comercio y cultura. Poetas y literatos chinos se inspiraron en la belleza natural de Guilín y escribieron numerosos poemas y obras literarias que inmortalizaron la región. Durante la dinastía Ming (1368-1644), Guilín se convirtió en una próspera ciudad y se construyeron numerosos edificios y monumentos.

La Pagoda del Sol y la Luna:
La Pagoda del Sol y la Luna, también conocida como la Pagoda del Tambor del Elefante, es uno de los símbolos más emblemáticos de Guilín. Construida durante la dinastía Ming, esta pagoda de siete pisos es famosa por su elegante arquitectura y su ubicación panorámica. Desde la cima de la pagoda, se puede disfrutar de impresionantes vistas de Guilín y sus alrededores.

La Colina de la Trompa de Elefante:
La Colina de la Trompa de Elefante es una formación rocosa en forma de elefante que se eleva sobre el río Li. Es una de las atracciones más famosas de Guilín y ha sido un símbolo de la ciudad durante siglos. La colina ha inspirado numerosas leyendas y poemas chinos debido a su forma distintiva y su belleza natural.

La Gruta de la Flauta de Caña:
La Gruta de la Flauta de Caña es una cueva kárstica impresionante que se extiende por más de 240 metros. Dentro de la cueva, los visitantes pueden admirar una serie de impresionantes formaciones de estalactitas y estalagmitas. Además, la cueva ha sido iluminada con luces de colores, lo que crea un efecto mágico y surrealista.

La Calle del Oeste:
La Calle del Oeste, también conocida como la Calle de la Cultura y la Historia, es una calle peatonal llena de tiendas, restaurantes y edificios históricos. Aquí, los visitantes pueden experimentar la auténtica vida local, comprar recuerdos tradicionales y probar la deliciosa comida local. La calle está llena de encanto histórico y ofrece una visión de la vida cotidiana en Guilín.

El Parque de las Siete Estrellas:
El Parque de las Siete Estrellas es un parque temático que combina la belleza natural y la historia de Guilín. El parque cuenta con siete colinas que representan las siete estrellas de la constelación de la Osa Mayor. Los visitantes pueden explorar los senderos pintorescos, visitar templos antiguos y disfrutar de espectáculos culturales tradicionales.

Guilín es un tesoro escondido en el sur de China, conocido por su asombrosa belleza natural y su rica historia. Desde las majestuosas montañas kársticas hasta los ríos serpenteantes y las cuevas misteriosas, Guilín ofrece una experiencia única para los amantes de la naturaleza y la historia. Explora las atracciones históricas de la ciudad, sumérgete en su rica cultura y admira los paisajes que han inspirado a poetas y literatos durante siglos. Visitar Guilín es embarcarse en un viaje inolvidable a través de la historia y la belleza de China.